lunes, 16 de abril de 2018

Marianela, de Benito Pérez Galdos


SINOPSIS DE LA EDITORIAL

«Marianela» (1878) pertenece a lo que Galdós llamó Novelas de la Primera época (que comprenden obras como «Doña Perfecta» y «Gloria»). Partiendo de un caso extraído de un tratado de Psicología (la recuperación de la visión en un ciego congénito), Galdós creó una de sus novelas más famosas. La vida trágica de la muchacha Nela, fea y deforme, enamorada del ciego Pablo a quien sirve de lazarillo, es el hilo conductor sobre el que se entrelazan tres temas: la ceguera y su posible cura, la relación sentimental y la situación socioeconómica. La maestría del escritor canario se demuestra en la articulación narrativa de las oposiciones principales: belleza física y belleza moral; industria y agricultura, el hoy y el ayer; cultura y naturaleza. La relación del ciego con su lazarillo ha quedado como una de las más bellas surgidas de la pluma de Galdós.

OPINION PERSONAL

Novela trágica que rezuma tristeza y melancolía. Cabe tildarla de social, incluso de romántica no exenta de una profunda alegoría que irá descubriendo el lector paso a paso.
Es la vida de Nela y Pablo Penáguilas, del lazarillo del pobre ciego que no necesita ver para conocer la bondad y la belleza, belleza que encuentra en su interior y en la propia Nela, aunque ésta sea un ángel poco agraciado físicamente, un ángel marginado y pobre que no sirve para nada, nada que no sea ser los ojos de Pablo.
Galdós nos muestra en esta obra, con un lenguaje llano y de forma sencilla y lineal, los asombrosos paisajes del pueblo minero, un lenguaje para ciegos, lleno de profusas descripciones y que retrata, el trabajo y esfuerzo de sus gentes, su ignorancia e incultura, sus anhelos y la filantropía de algunos, los ricos, los agraciados, los hermosos.
Nela duerme en una cesta de mimbre, camina descalza y viste harapos, todo lo contrario que la prima de Pablo, Florentina, que es hermosa, rica y culta.
La oscuridad en la que vive Pablo le permite ver la bondad y hermosura de Nela, pues no necesita ojos para ver una realidad diferente a la que vería si recuperase su vista, y eso nos lleva a una cuestión, ¿cuántas realidades somos capaces de percibir? ¿La de la vista, la del tacto, la del olfato, o la de nuestro interior? ¿Y cuál es la verdadera, o lo son todas?
Pablo se enamora de una ilusión y Nela, de un imposible, pues cuando Pablo recupere la vista, Nela desaparecerá por considerarse fea. No quiere que Pablo pueda verla y sin embargo, arde en deseos de que el ciego recupere la vista.
Que será de la chiquilla cuando el ciego vea la luz y quede prendado de su prima Florentina, tristeza, solo tristeza infinita para nuestra querida huérfana, una tristeza sin límite que la llevará a cometer la locura que todo ser humano debe evitar, a pesar de que la vida te arrastre de forma inexorable hacia ese fin, aunque sea por una profunda tristeza, privilegio de los ancianos, nunca de los jóvenes.
Un gran cuadro literario de la época donde el conocimiento luchaba por abrirse paso entre las mentes de los ignorantes y donde las diferencias entre las clases sociales era evidente, un estigma para los pobres que arrastraban hasta el fin de sus días, aunque siempre había quien luchaba por salir de la inmundicia y de la pobreza, como Celipin, el hijo de Señana, la mujer que había acogido en su humilde morada a la Nela, que soñaba con abandonar el pueblo minero y hacerse médico.
Cabe destacar las pinceladas de otros muchos personajes, como el doctor Teodoro Golfin, responsable de devolverle la vista a Pablo, y del hermano de Teodoro, Carlos el ingeniero, de lugares tan pintorescos como Aldeacorba, o la propia mina a la que llaman “la Terrible”.
Es una obra conmovedora que retrata las diferencias sociales de la época, la caridad, no la justicia social, como reza la sinopsis, el esfuerzo de las clases bajas por salir de la inmundicia y la ignorancia, la eterna dicotomía entre lo hermoso y lo grotesco, las injusticias que la vida, ciega como Pablo, se ceba con cualquiera de nosotros, en este caso, con Marianela.

BIOGRAFIA

        Benito Pérez Galdós (Las Palmas de Gran Canaria, 10 de mayo de 1843 – Madrid, 4 de enero de 1920). Escritor español, representante de la novela realista española del siglo XIX. Académico de la Real Academia desde 1897 y nominado al Premio Nobel en 1912.
        Estudia en el Colegio de San Agustín de su ciudad y colabora en el periódico local El Ómnibus. Al terminar sus estudios en 1862, se traslada a Tenerife para estudiar el Bachiller en Artes, y posteriormente se marcha a Madrid para estudiar Derecho. Allí acude a las tertulias del Ateneo y los cafés Fornos y Suizo, donde frecuenta a intelectuales y artistas de la época. Escribe en los diarios La Nación El Debate.
        En 1873 inicia la publicación de la primera serie de los Episodios Nacionalescon Trafalgar. Su popularidad ante los lectores durante la decada de los 90 va creciendo con su segunda serie de los Episodios nacionales. Aparte de Madrid, Galdós pasa largas estancias en su casa de Santander, conocida como “San Quintín”.
        Viaja por Europa como corresponsal de prensa, conociendo así corrientes literarias del momento como el realismo y el naturalismo. Su obra tiene influencias de los franceses Honoré de Balzac, Émile Zola, Gustave Flaubert y el inglés Charles Dickens, entre otros.
        Aficionado a la política, se afilia al Partido Progresista de Sagasta y en 1886 es diputado por Guayama (Puerto Rico) en las Cortes. En los inicios del siglo XX ingresa en el Partido Republicano y en las legislaturas de 1907 y 1910 es diputado a Cortes por Madrid por la Conjunción Republicano Socialista; en 1914 es elegido diputado por Las Palmas.
        Galdós es uno de los autores más prolíficos de su generación, tanto en novela como en teatro.


lunes, 9 de abril de 2018

Terapia de grupo. A contrarreloj, de Roser Justicia Vidal.

Terapia de grupo. A contrarreloj, de Roser Justicia Vidal. Editorial Círculo Rojo, 2017.

Adentrarse en las entrañas de la condición humana en sus múltiples vertientes. Esa es la sensación que percibe el lector que se sumerge en el universo literario de Terapia de grupo. A contrarreloj. Porque sí, como se avanza desde el mismo prólogo, “la vida se ve diferente tras los barrotes de una celda. Es como si el día, apagado y gris, te quedase dividido en fragmentos, destinados a recordarte que has perdido el derecho a vivirlo entero”. Asimismo, el comportamiento y las emociones humanas se retratan de forma magistralmente fragmentada, cual piezas de puzle del funcionamiento de la mente humana que se necesitan las unas a las otras para formar un todo. A partir de ahí se plantea la posibilidad de construcción (o, mejor dicho, de reconstrucción) de ese todo. Porque… ¿es posible unir “las piezas que los años habían ido destrozando”?

Todo ello presidido por San Marcos, portarretratos del puzle con personalidad propia y “aspecto ojeroso de un edificio enfermo”. El narrador, de trazo hábil y prodigioso, nos empuja a conocer el lugar donde se lleva a cabo la acción, donde “la vida de las personas se abría en canal para sacar el veneno que atacaba sus pensamientos”: el espacio ideal para analizar y describir los sentidos que provocan sensaciones y situaciones en su desgarro máximo.

El lector visualiza acciones y se adentra en sus almas como si se dispusiera de una cámara de cine, estratégicamente conducida a través del foco de Mabel Fuentes. Interior y exterior, juego de dualidades. Y en el exterior, la lluvia, personaje tan complejo en sí mismo como la condición humana, “cómplice, insistente, engañosa. Puede caer tan suave como para acariciarte el cuerpo o romper con tanta fuerza como para calarte entero, no la controlas, es inevitable, no puedes dominarla aunque quieras”… La lluvia cala en el libro como el elemento de contacto entre el cautiverio y la libertad, entre los personajes, entre el bien y el mal, entre el recuerdo del pasado y las sensaciones del presente. Porque el alma humana se fragmenta y se nutre de dualidades antitéticas, es la contradicción en estado puro. Locura y cordura, luz y sombras, silencios y sonidos, pecado y culpa, realidad y ficción…

En un único espacio que acoge la fragmentación, las dualidades se tejen mediante una trama perfectamente hilvanada, gracias a la autora, verdadera artesana de las estrategias narrativas capaces de crear, a su vez, personaje a personaje, el personaje general de la mente humana en sus distintas vertientes. Y, si tal como afirma Damián Valle, “la información es poder”, el poder del narrador consiste en desvelar verdades universales sobre comportamientos y actitudes humanas encarnadas, cual posesión diabólica, en cada uno de los asistentes a la terapia de grupo. Ritmo, humor y horror. El tictac incesante del reloj, que marca el paso del tiempo y rompe los silencios otorga y marca un ritmo narrativo que no decae, al contrario, se acelera in crescendo, en una estratégica dosificación de la información, que consigue no solo atrapar, sino dominar (como nos advertía Valle) al lector, inmerso en un tapiz coral de voces, en una telaraña de complejidad múltiple. Y cuando todo parecía desvelado, el poder del narrador demiurgo ejecuta a la perfección los giros necesarios para evidenciar que la línea entre locura y cordura, entre realidad y ficción, es tan fina que a veces se confunden. Porque todo es del color del cristal con el que el narrador quiere que lo miremos.

Si “algunas de las ideas más brillantes de la humanidad nos las han regalado personas a las que llamaron locos”, podríamos afirmar, sin ningún tipo de duda, que a Roser Justicia, en actitud quijotesca, el motivo literario universal de la locura y las distintas voces de la mente humana le ha inspirado un libro trampa. Trampa porque atrapa al lector y le obliga a formar parte de esa terapia de grupo, a ser uno más, a conocer (y en algunos casos reconocer) debilidades humanas. Todo ello dejándose manejar por los hilos de una titiritera capaz de gobernar a sus marionetas como una verdadera artista.

Lídia Coll

biografía:
Roser Justicia Vidal, nacida en Sabadell (BCN) es co-fundadora y presidenta del grupo ArTeatre, desde donde lleva a cabo la adaptación, dirección y puesta en escena de diversos textos teatrales. Comenzó su aventura como escritora a muy temprana edad, a los 13 años ya había escrito y se había representado su primera obra de teatro. A partir de aquí, vinculada siempre al mundo de las artes escénicas, escribió y tuvo el placer de ver interpretadas obras tales como «Tras la mirada Dormida» o «Manos arriba esto no es un atraco».

Los guiones cinematográficos le permitieron desarrollar su parte más “oscura”, escribiendo y/o dirigiendo cortometrajes de terror tales como La Sombra, Los Despiertos, La Bruja del Mar o Malabares, entre otros muchos títulos.
Licenciada en Geografía por la UAB, Master en Riesgos Laborales y profesora de secundaria mediante el Certificado de Aptitud Pedagógica, estudió la escritura de guion en la UB con la escuela de cine SomJoves y perfeccionó la técnica a través de los cursos de escritura de guion avanzados de la SGAE. Actualmente cursa estudios profesionales en artes escénicas, (teatro, cine y televisión), en la escuela El Timbal, convencida de que interpretar es otra manera de vivir, sentir y describir emocionalmente personajes, que sobre el papel, llegarán al lector convertidos en verdad.


SINOPSIS
No es fácil llevar a cabo una terapia de grupo, especialmente cuando tus pacientes son asesinos, concentrados en sepultar la culpa bajo toneladas de «buenos motivos». La mayoría prefieren no hablar de ello pero siempre hay excepciones, individuos que rememoran con satisfacción los gritos, son bestias inteligentes que se mueven por instinto y uno de ellos, el peor de ellos, ha cumplido con su tiempo de castigo.

Supervisada por quienes cuestionan su trabajo y entre un grupo de pacientes que no quieren dejarse ayudar, la doctora Mabel Fuentes convertirá a Damián Valle en su objetivo, consciente de que tiene apenas una sesión de terapia para evitar que las puertas del centro psiquiátrico San Marcos se abran y dejen a un asesino en libertad.
EMPIEZA LA CUENTA ATRÁS. 



miércoles, 21 de marzo de 2018

EL REGRESO DE SHERLOCK HOLMES, ARTHUR CONAN DOYLE


EL REGRESO DE SHERLOCK HOLMES

SINOPSIS EDITORIAL




Cansado de la preponderancia que la figura del genial detective había alcanzado en su vida y obra, Arthur Conan Doyle (1859-1930) lo hizo desaparecer en «Las memorias de Sherlock Holmes», tras una primera claudicación en «El sabueso de los Baskerville», bajo forma de episodio recordado por su fiel Watson, las aventuras reunidas en El regreso de Sherlock Holmes supusieron la definitiva resurrección del inolvidable inquilino del 221b de Baker Street. Los trece nuevos y apasionantes casos en que se ve envuelto el brillante e hipocondríaco investigador comienzan con «La aventura de la casa vacía», donde Holmes reaparece de forma no menos efectista que cuando, diez años antes, había desaparecido, junto con su archienemigo Moriarty, en las cataratas de Reichenbach.

OPINION Y COMENTARIOS

Como todo en esta vida, hay cosas que cansan, y un autor puede verse agotado y cansado por el enorme éxito de uno de sus personajes. Mejor enterrarlo en el abismo de la memoria y olvidarse de él, pues todo tiene un comienzo y un final, en este caso, un final fallido recogido en la penúltima obra de Doyle: Las Memorias de Sherlock Holmes, obra que tuve la oportunidad de leer hace escasos meses.
Y digo final fallido porque dada la presión a la que fue sometido nuestro querido Doyle, no tuvo más alternativa que resucitarlo, como hace en el primer relato del manuscrito que nos ocupa. Y es que nada resulta más fácil, o difícil para un autor que resucitar uno de sus personajes alzándose en ese instante en un dios omnipotente que puede hacer y deshacer a su antojo, y lo digo por experiencia propia, pues yo mismo me vi en la obligación de “resucitar” a uno de mis personajes más carismáticos.
La obra nos regala trece relatos que ensalzan de forma brillante los poderes deductivos del criminólogo/detective más afamado de la historia literaria y que no comentaré de forma individualizada, dado que en lugar de una reseña nos enfrentaríamos a un tratado largo y tedioso que echaría para atrás al más entusiasta de los lectores.
A estas alturas, poco o nada tengo que descubrir de Doyle, Sherlock o Watson, pues sobre ellos han corrido ríos de tinta que encumbran la pluma del autor y la sagacidad e inigualable capacidad deductiva de Holmes, así como la infinita amistad de su inseparable doctor Watson.
No se entendería la obra de Doyle sin esta carismática pareja, sin su exquisitez en el planteamiento de los relatos y la facilidad de su lectura, sin su atemporalidad, pues no pasa el tiempo para ellos, sin esa intriga constante, sin intentar avanzar y ser el primero en descifrar los enigmas que la mente de nuestro autor nos plantea en todos y sin cada uno de los casos que dieron fama internacional a Holmes. Si hay que destacar alguno de ellos, me inclino por Los Bailarines, y Los seis Napoleones, relato que, aunque reconozco que era un final previsible, no por eso deja de resultar apasionante.
Pero vosotros no os podéis quedar con solo esos dos, tenéis que ampliar horizontes y devorar los trece, pues forman un compendio de entretenimiento que os sumerge en la vida apasionante de un hombre cargado de manías; su pipa, su violín, sus disfraces, su perspicacia, su intachable honestidad, su mente inquieta, su predisposición para afrontar los retos que cada asesinato le plante, y ese mente que en ocasiones antepone el honor a la ley, casos en los que la empatía del lector por la actuación del detective, le ensalzan y encumbran.
En definitiva, una lectura amena, que es lo que realmente importa.
Pasároslo bien y disfrutar.


lunes, 12 de marzo de 2018

“El retorno”, del libro Putas Asesinas de Roberto Bolaño.

Reseña del cuento “El retorno”
del libro Putas Asesinas
de Roberto Bolaño. 
Autor de la reseña: Magali Uribe


     Este cuento que se encuentra en el libro “Putas Asesinas” publicado en el año 2001 por el escritor Roberto Bolaño (ganador del Premio Herralde y el Rómulo Gallegos) nos narra una historia sórdida y lúgubre con un muy buen toque de humor sobre fantasmas. El personaje principal, que es el narrador, es un fantasma que nos cuenta lo que le sucede después de morir.
“Tengo una buena y una mala noticia. La buena es que existe vida (o algo parecido) después de la vida. La mala es que Jean-Claude Villeneuve es necrófilo.” Así es como comienza este cuento del desaparecido escritor, definitivamente un cuento que te atrapa desde las primeras líneas. 

     Este cuento está ubicado en la ciudad de París, donde el narrador y personaje principal cae muerto repentinamente en una discoteca y, mareado por la situación en que se encuentra (una escena similar a la de la película Ghost en la cual el personaje muere, pero su fantasma queda en el plano de los vivos), su fantasma logra observar lo que pasa  a su alrededor y cómo lo experimenta desde su perspectiva. 
     El fantasma se va junto a su cuerpo a la morgue, y allí le es realizada su autopsia. Mientras él reflexiona sobre lo que pasará con su “vida” o “no vida”, se da cuenta de que su cuerpo es sacado a escondidas de la morgue y llevado a una mansión donde reconoce al famoso modisto de la época Jean-Claude Villeneuve, 
     Ya dentro de la mansión del modisto, este desnuda el cuerpo y lo empieza a acariciar y a besar. El fantasma se sorprende y se indigna pues piensa que será sodomizado por Jean-Claude, pero para su sorpresa eso no pasa; sin embargo, por la serie de sentimientos encontrados que el fantasma sufre, este le reclama, por lo que el modisto cree que lo están grabando y que hay micrófonos escondidos. 
     Después de decirle que es el fantasma del cuerpo que ha rentado y lograr convencerlo de que es verdad y no se trata de una broma, Villeneuve se disculpa y le explica la razón de llevar a cabo este tipo de actos.
     Luego de una larga plática entre los dos personajes donde el modisto relata toda su vida y le cuenta sobre sus problemas de infancia, amorosos y sexuales, los camilleros regresan por el cuerpo para regresarlo a la morgue; ahí es donde nuestro fantasma decide no abandonar a Jean-Claude y entablar una especie de amistad con él.

     Bolaño nos muestra dos personajes muy peculiares, el primero que es el fantasma de un hombre que se describe como una persona que no fue inteligente ni brillante y que para nada es un patán, en realidad es una persona muy inocente y ensimismada por lo que difícilmente logra percatarse de las intenciones de las personas a su alrededor. Es muy interesante cómo es que no logra darse cuenta de las intenciones del famoso modisto desde que lo empieza a desnudar y sólo hasta después de ser “abusado” logra su enojo verse reflejado cuando le reclama, pero aun así su enojo llega a ser opacado por el hecho de que es real, que los fantasmas existen y que él es uno de ellos.
     Por otro lado Jean-Claude es una persona famosa, pero muy tímida y reservada, discreto pero elegante. Un necrófilo que renta cuerpos a unos camilleros de la morgue para según él evitar lastimar a alguien, lo que en realidad esconde el deseo de que no lo lastimen a él. El desarrollo de este personaje, -cómo va desde la timidez hasta el poder confiarle su vida y sus miedos a un fantasma desconocido- es realmente humorístico. Nos muestra una persona con necesidad de ser escuchada, amada y respetada más allá de su fama y prestigio. 

   
 Este cuento no es la historia trillada de fantasmas y amor eterno. De hecho, la mujer de sus sueños, con la que se encuentra al momento de morir, termina abandonando el cuerpo inerte en la discoteca; y es muy curiosa la relación que se desarrolla entre los dos personajes principales, pues nadie se imaginaría terminar siendo confidente del raptor y abusador de tu cuerpo. Pero en vez de ser una historia con un sabor amargo por el tema, llega a ser bastante chusca, pues en algún momento puedes hasta lograr sentir una cierta empatía con Jean-Claude. 

     La escritura de este autor deja adherirnos bien a la lectura, ya que no es para nada complicada ni redundante la forma en que nos contextualiza las situaciones usando ejemplos muy comunes, como cuando explica que su retorno fue parecido a la película de Ghost: hace que el lector se adentre muy bien en la lectura y aunque es bastante predecible lo que pasará con el personaje desde un principio, no llega a ser decepcionante pues los detalles le dan estructura y contexto a la situación, haciéndola muy disfrutable.


martes, 30 de enero de 2018

GUERRA A ULTRANZA-BARCELONA 1713 1714, de Amando Lacueva

SINOPSIS
¿Por qué los Tres Comunes declararon en un bando la Guerra a Ultranza contra el Borbón?
Fue el 9 de julio de 1713 cuando las tropas del virrey Guido se retiran y comienza en Barcelona una lucha interna por el poder entre radicales y sumisos que llenan estas páginas de trepidante acción.
Motines, traiciones, intrigas, saqueos y una historia entre un marqués de ficción y una dama real de la época, se suceden hasta que cae la ciudad en septiembre de 1714.
Pudo tomarla a sangre y fuego este militar francés, bastardo del rey de Inglaterra. Pero Berwich ordenó a sus tropas entrar en formación, mientras continuaban los barceloneses con sus labores cotidianas como si nada hubiera ocurrido. Aunque ya nada fue lo mismo…

EL AUTOR


Amando Lacueva Poveda está afincado en Tarragona, casado y con dos hijos.
Perito Mercantil, ejerce de Asesor Fiscal desde 1986. Lleva más de 30 años de ejercicio y su pasión por la literatura nació a la temprana edad de 12 o 13 años mientras leía las aventuras del bandolero Dick Turpin, del novelista William Harrison, y la formidable historia de la vida de Buffalo Bill Cody. Pero si eso no fue suficiente, las aventuras de Los Cinco de Enid Blyton y su acercamiento a los grandes autores del Siglo de Oro de la literatura Española, con inmortales como, Cervantes, Quevedo, Lope, Tirso o Calderón, y los geniales poetas, Espronceda, Bécquer, Alberti, Machado, los hermanos Álvarez Quintero y un largo etcétera, le alentaron a introducirme con cautela en la lírica para posteriormente iniciarse en la narrativa.



Opinión personal:

Comienzo mi reseña dando infinitas gracias a Maria Loreto Navarro Pacheco por organizar el sorteo en el grupo de Facebook "Reseñas Literarias", en el que fui agraciada con este ejemplar, y a Amando Lacueva por cederlo y por su afectuosa dedicatoria.

He de decir que soy una incondicional de la novela histórica, a si que ya de antemano os puedo adelantar que la he disfrutado muchísimo, además "Guerra a ultranza" es un libro muy bien documentado y pese a que los hechos históricos narrados son un tema muy delicado en el momento en que nos encontramos, Amando no entra en polémicas, solo narra unos hechos que sucedieron y que nos muestra a unos héroes que supieron defender sus ideales y su ciudad hasta las últimas consecuencias, y para mostrarnos todo esto y llevarnos por todos los vericuetos de la historia, Amando utiliza unos personajes a cual más elaborado y cada uno con su propia personalidad, todos y cada uno de ellos lleva el peso de la narración y de los hechos acontecidos y tiene su lugar dentro de ellos para guiarnos y mantenernos atentos a todo lo que ocurrió.

La mayoría de los personajes de la novela se identifican por un mote o por sus características, por lo que se hace más sencillo ubicarlos dentro de la narración, como por ejemplo Ignasi (el gigante de los pelos desgreñados), Velasco (correo de Villarroel y tartamudo), la cruel baronesa y su silencioso esclavo Otomano, el alférez Jordi (tahonero y siempre dispuesto a repartir sus molletes), el cabo Artigas (artillero bisojo) el monje asesino, no se libra ni el protagonista Felipe (el Marquesito), etc, etc, etc.... Sin olvidarnos de los malos malísimos (el Corvo, el Borni y el Charro) y de los comerciantes, en definitiva una gran cantidad de personajes que si no fuese por este recurso que tan sabiamente ha sabido utilizar Amando, nos perderíamos en el grueso de la narración.

Pocas veces me sucede cuando leo un libro, y con este me ha sucedido, que durante su lectura he pensado que si los libros desprendiesen los olores que en ellos se describen, cada uno tendría uno característico, y este olería a morcillas y a panceta, no a pólvora como cabría suponer, sobre todo, gracias al padre Venancio, un gran personaje y que pone cierto punto cómico en el libro.

A pesar de ser una novela histórica, no se hace nada monótona, ya que está llena de intrigas, conspiraciones, traiciones y demás, por lo que su lectura es muy amena. También hay mucho de estrategia militar, que a lo mejor es lo que ralentiza un poco la lectura, pero que también es muy interesante conocerlas.

También tengo que hacer referencia a otra obra basada en los mismos hechos y la misma época "Victus" de Albert Sánchez Piñol, "Guerra a ultranza" me lo recuerda mucho, pero están narrados de manera diferente Albert lo narra a través de un malhablado y divertido protagonista que nos enseña todo lo necesario sobre fortificaciones y asedios, y Amando nos lo narra a través de varios personajes y su implicación dentro de la historia.


Por todo esto y por mucho más que descubriréis dentro de la novela os la recomiendo totalmente. FDO yolanda hernandez

martes, 19 de diciembre de 2017

El paseante entre cerezos de Francisco Castro

RESEÑA


EL PASEANTE ENTRE CEREZOS


Bajo este atractivo título el autor, Francisco Castro, nos presenta su primer poemario, una obra asequible para todos los públicos ya que expresa de manera clara el simbolismo propio del lenguaje poético.
El paseo discurre a lo largo de setenta y cinco poemas escritos con exquisitos versos repletos de metáforas que nos revelan la primera de ellas presente ya en su sugerente título: los cerezos.
La temática es de corte muy íntimo, hallamos la soledad, el dolor ante la pérdida de la madre, el desamparo, la miseria humana, la felicidad de la infancia, etc. pero, sobre todo, los versos que priman son los del descubrimiento y vivencia del amor auténtico, el que se alimenta de la Ilusión, el que necesita echar de menos, el que no está atado a los convencionalismos sociales, el que se reserva para la mirada del poeta, el que hace disfrutar de la vida de forma plena, el que definía Lope de Vega del siguiente modo: “La raíz de todas las pasiones es el amor. De él nace la tristeza, el gozo, la alegría y la desesperación”, en definitiva, el amor como motor que impele el sentido de la vida.
De este modo, el autor nos invita a reflexionar indicándonos que, si tomamos la poesía como modo de habitar el mundo, los cerezos devienen eternos, florecerán y darán frutos todos los días, sin importar la estación del año en la que nos encontremos porque es vida que se alimenta del instante, fuera de los límites del tiempo, y sólo ella nos da la oportunidad de conocer el amor puro, lo que el autor define como “lo que se muestra en fusión con nuestro yo y que habita en otro cuerpo”. En mi opinión, definiría esta obra como un despliegue detallado de la vivencia de aquello que Rainer Maria Rilke denominó “primavera sagrada”.
Es una obra que recomiendo como imprescindible para aquellos que aman la poesía, que son exigentes en sus lecturas, que buscan sentir emociones a través de los libros, pues nos encontramos con un tipo de escritura contemporánea que conserva en sí misma el lenguaje metafórico de los poemas clásicos y que es capaz de transportarnos al interior de la esencia humana a través de la mirada del poeta. Ideal para regalar a aquellas personas a las que amamos o que queramos que descubran el universal romántico de manera hermosa a la vez que sencilla.

BERTA PEÑASCO CASINOS

jueves, 14 de diciembre de 2017

Los crímenes de la calle Morgue, de Edgar Allan Poe



SINOPSIS: 
Se produce el bárbaro asesinato de dos mujeres, madre e hija, en un apartamento de una populosa calle de París. Las primeras pesquisas que lleva a cabo la brigada de investigaciones no dan resultado alguno, evidenciándose la impotencia de la policía para esclarecer los hechos. Finalmente se hace cargo del asunto un detective aficionado, M. Dupin, quien tras intensa y brillante investigación, ofrece una explicación extraordinaria. Los crímenes de la calle Morgue (The Murders in the Rue Morgue en inglés), también conocido como Los asesinatos de la calle Morgue o Los asesinatos de la rue Morgue, es un cuento del género policíaco y de terror del escritor estadounidense Edgar Allan Poe, publicado por primera vez en en la revista Graham's Magazine, de Filadelfia, en el mes de abril de 1841. Se trata del primer relato de detectives propiamente dicho de la historia de la literatura, o sea, la primera historia sobre detectives que tiene todos los elementos que más tarde se van a retomar como característicos de las novelas policiales.
Fue publicado por primera vez en la revista Graham’s Magazine, de Filadelfia, en el mes de abril de 1841.

BIOGRAFIA:
Edgar Allan Poe (Boston, Estados Unidos, 19 de enero de 1809 – Baltimore, Estados Unidos, 7 de octubre de 1849) fue un escritor, poeta, crítico y periodista romántico estadounidense, generalmente reconocido como uno de los maestros universales del relato corto, del cual fue uno de los primeros practicantes en su país. Fue renovador de la novela gótica, recordado especialmente por sus cuentos de terror. Considerado el inventor del relato detectivesco, contribuyó asimismo con varias obras al género emergente de la ciencia ficción. Por otra parte, fue el primer escritor estadounidense de renombre que intentó hacer de la escritura su modus vivendi, lo que tuvo para él lamentables consecuencias.

OPINION PERSONAL:
Poe abre camino con su cuento policiaco y sienta las bases del futuro de la novela negra. Nos muestra como desde el final de la obra, se reconstruye el nudo del cuento (volviendo hacia atrás) para que todo cobre apariencia de rigor cuasi cientifico. (Imagino que esa técnica es la utilizada por todos los escritores del género, por lo menos yo la he utilizado en varias de mis obras con resultados muy apreciables y creíbles)  
Dupin es un personaje metódico que utiliza la observación y sus extraordinarias dotes de deducción para desenredar una madeja compleja, pero que se abre a los ojos del lector como la forma más lógica, a pesar de que se nos escapen pequeños detalles, para desenmascarar la incógnita de los crimines cometidos en Paris.
Dicen, y no me cabe duda, que es el padre de Sherlock Holmes, y como él, se hace acompañar por un narrador “amigo”, que le acompaña y participa en sus observaciones y deducciones al más puro estilo del doctor Watson.

La historia, si no fuera la primera, pasaría totalmente desapercibida, pues lo que tiene de interesante es eso, haber sido el pistoletazo de salida para un género que hoy día entusiasma a miles de lectores. Solo he encontrado un aspecto que parece forzado para que todo sea creíble, y es la existencia de un orangután cuya historia parece salida de una chistera porque hasta su aparición, nadie sabía de él, sin embargo es el nexo de unión de las pesquisas de nuestro entrañable Dupin y que conducen de forma inexorable a la resolución del crimen.

jueves, 30 de noviembre de 2017

El escarabajo de oro, de Edgar Alan Poe

RESUMEN

El escarabajo de oro es un cuento del escritor estadounidense Edgar Allan Poe y traducido al castellano por publicado por primera vez en junio de 1843, en el Philadelphia Dollar Newspaper, después de que Poe ganase un concurso de relatos cortos convocado por el propio periódico, que además estaba premiado con 100 dólares. Su lenguaje es sencillo pero con muchas alusiones a obras de otros autores, a citas de autoridad, y un criptograma.
La vida de tres hombres, William Legrand, su fiel criado Júpiter y el propio narrador, está a punto de cambiar para siempre. Todo comienza con el hallazgo casual por Legrand, entomólogo aficionado, de un ejemplar de escarabajo de una especie desconocida hasta el momento.
El hallazgo del escarabajo y las inquietantes supersticiones de Júpiter impregnan los comienzos del relato, creando un ambiente de extrañeza y de misterio. Ciertamente, el desconcertante comportamiento de Legrand no contribuye a despejar el desasosiego que rezuma la historia. ¿Se ha vuelto loco, como sospechan sus amigos? Tras un inesperado giro de los acontecimientos, la narración cambia por completo, se vuelve analítica y racional, casi matemática.

EL AUTOR

Edgar Allan Poe era hijo de Elizabeth Arlold Poe y David Poe, actores ambulantes de teatro, quienes lo dejaron huérfano a los dos años. Fue educado por John Allan, un acaudalado hombre de negocios de Richmond, y de 1815 a 1820 vivió con éste y su esposa en el Reino Unido, donde comenzó su educación.
Los Allan acogieron al niño, pero nunca lo adoptaron formalmente aunque le dieron el nombre de "Edgar Allan Poe".
Después de regresar a los Estados Unidos, Edgar Allan Poe siguió estudiando en centros privados y asistió a la Universidad de Virginia, pero en 1827 su afición al juego y a la bebida le acarreó la expulsión. Abandonó poco después el puesto de empleado que le había asignado su padre adoptivo, y viajó a Boston, donde publicó anónimamente su primer libro, Tamerlán y otros poemas.
Se enroló luego en el ejército, en el que permaneció dos años. En 1829 apareció su segundo libro de poemas, Al Aaraf, y obtuvo, por influencia de su padre adoptivo, un cargo en la Academia Militar de West Point, de la que a los pocos meses fue expulsado por negligencia en el cumplimiento del deber.
La miseria y el hambre lo acompañaron, por motivos económicos pronto dirigió sus esfuerzos a la prosa, escribiendo relatos y crítica literaria para algunos periódicos de la época; llegó a adquirir cierta notoriedad por su estilo cáustico y elegante. Debido a su trabajo, vivió en varias ciudades: Baltimore, Filadelfia y Nueva York. En Baltimore, en 1835, contrajo matrimonio con su prima Virginia Clemm, que contaba a la sazón 13 años de edad. En enero de 1845, publicó un poema que le haría célebre: "El cuervo". Su mujer murió de tuberculosis dos años más tarde. Aún hundido en la desolación, el autor terminó, en 1849, el poema "Eureka". Con la muerte de Virginia, la vida de Poe se vino abajo.
Falleció el 7 de octubre de 1849. Sus últimas palabras fueron "que dios ayude a mi pobre alma".

IMPRESIÓN PERSONAL

La obra que tengo en mis manos contiene dos cuentos de Poe, el primero es el que nos ocupa, y el segundo de ellos lleva por título Los crímenes de la calle Morgue, cuento del que hablaré en mi próxima reseña.
Al más puro estilo de Sir Arthur Conan Doyle, Poe nos asombra con su enorme poder de deducción, nada envidiable al del célebre personaje de Doyle, Sherlock Holmes.
Si en un principio crees que estás ante un cuento de aventuras, la obra cobra un giro inesperado y se convierte en un relato detectivesco elaborado por una mente cuasi matemática y donde las piezas encajan a la perfección, siempre a gusto de nuestro autor y gracias a su maestría en mostrarnos una lógica no apta para mentes mediocres como la de un servidor.
El descifrar el enigma que contiene un pergamino, que fruto de las casualidades llega a las manos de nuestro personaje principal, William Legrand, se convierte en el tronco central de la obra. El documento encontrado ofrece a nuestro personaje un primer indicio de la aparente importancia de la que es poseedor. Un simple papel que utilizó para envolver al escarabajo de oro hallado por Legrand en ese mismo lugar.
Tras un examen minucioso, cree encontrar la solución a un secreto, secreto que se ha conservado intacto en el papiro y que a pesar del transcurso de los años y de las inclemencias del tiempo, se encuentra en un estado inmejorable para su estudio, una vez aplicado calor sobre el mismo.

Después de una noche de aventura tras la búsqueda del tesoro de un pirata, enterrado en una parte de la isla que habita Legrand, nuestro personaje nos adentra en un laberinto detectivesco que ocupa gran parte del cuento. Se trata de la explicación razonable y lógica de lo que para muchos no tendría sentido alguno y que Legrand, logra descifrar y por último, gracias a esa labor deductiva, encontrar el valioso tesoro enterrado por el pirata.

jueves, 23 de noviembre de 2017

Los santos inocentes, de Miguel Delibes


Resumen y sinopsis de Los santos inocentes de Miguel Delibes

Retrato de las precarias condiciones de vida de una familia de campesinos extremeños, aplastada por la miseria y el yugo que imponen los señores, Los santos inocentes se publicó en 1981 como una alegoría de la España de poseedores y desposeídos, pero más vastamente como una obra sobre la violación de las relaciones entre el hombre y la naturaleza. El éxito de la novela fue extraordinario: además de las reediciones que se sucedieron en pocos meses, en 1983 Mario Camusllevó a cabo una adaptación cinematográfica que conserva todo el aire poético y el intenso humanismo del relato y que se ha convertido también en todo un clásico del cine español.

El autor

Miguel Delibes fue un escritor español muy reconocido nació en el año 1920 en la localidad castellana de Valladolid. Sólidamente formado y con dos carreras a sus espaldas como son las de Derecho y Comercio, Delibes ocupó puestos de importancia en la prensa, llegando a ser director del periódico El Norte de Castilla donde comenzó a publicar.
Delibes era un hombre cuyas aficiones eran muy conocidas por todos y entre las que encontramos la caza y el fútbol. La caza sale en muchas de sus novelas, destacando la gran obra “Los Santos inocentes”, que posteriormente fue llevada de manera excepcional al cine con una gran actuación de Paco Rabal en el papel de Azarías y el fútbol fue motivo de diversos artículos en los que el autor daba forma literaria a las sensaciones que le dejaba el deporte rey.

Las distinciones fueron algo muy común para Delibes que fue nombrado miembro de la Real Academia en el año 1973 y que cuenta con infinidad de premios entre los que destacan el Nacional de Literatura, el premio de la Crítica, el Nacional de las Letras, el Príncipe de Asturias o el Cervantes.
Finalmente y con 89 años Delibes murió en el año 2010 en Valladolid, ciudad que lo había visto nacer.

Opinión personal

Los Santos Inocentes es la historia del Azarías, de Paco el Bajo, del señorito Iván, de la Régula, la niña Chica y hasta de la Milana. Es un retrato de la opresión, la humildad, la ignorancia, del respecto por el miedo, la miseria, la resignación y del yugo de los opresores, y también lo es de la humillación, de la afrenta, del menoscabo, del agravio. Es una historia dura, descarnada, que se desarrolla en la década de los sesenta en un cortijo extremeño, donde los señores más que fieles servidores parece que posean esclavos.
Es una obra maestra, escrita con una pluma que muestra cómo debe ser el arte de escribir. Delibes es un maestro inconsciente para su generación y generaciones futuras que deben, debemos aprender de su experto dominio de la lengua y la narrativa.
Quien en su momento vio la adaptación cinematográfica de Camus, puede estar seguro que conoce la obra, pues la película, según la recuerdo, conserva la atmósfera de la obra de Delibes. Fue en mi opinión, una representación magistral llevada a cabo por Alfredo Landa y Paco Rabal, en sus papeles respectivos de Paco y el Azarías.
En esta obra, Delibes cuenta con un personaje añadido, el narrador omnisciente, pues en sus juicios actúa como uno de ellos.  
No voy a añadir mucho más a lo dicho por tantos  otros críticos y lectores, indicar si cabe, que su lectura se convierte en algo apasionante, conmovedor. Una lectura escrita para disfrutar de la buena literatura. Animo a todos a pasar un buen rato con su lectura, no os defraudará en absoluto.








jueves, 2 de noviembre de 2017

Abel Sánchez, de Miguel de Unamuno

Miguel de Unamuno: (1864 - 1936) Filósofo y escritor español. Estudió cátedra de griego en la universidad de Salamanca, de la que llegó a ser rector. En 1924, debido a su oposición al dictador Primo de Rivera, fue desterrado a Fuerteventura, desde donde huyó a Francia. Volvió a España en 1930 y tras la proclamación de la segunda república fue nombrado rector de la universidad de Salamanca y elegido diputado. Socialista en su juventud, defendió luego ideas republicanas, siempre desde una gran independencia. En agosto de 1936 el gobierno republicano le privó del título de rector vitalicio, pero sus relaciones con los militares sublevados a los que apoyó, fueron también conflictivas. Su pensamiento, muy influido por Kierkegaard, supone una reacción contra el cientifismo y contra el racionalismo y concibe la vida como conflicto permanente entre el sentimiento de la inmortalidad y de Dios y la razón que lo invalida a cada paso. Su estilo es sobrio y preciso, con un lenguaje que refleja exactamente su pensamiento y utiliza antítesis y paradojas. En sus novelas, que él llamó nivolas, prescinde de las descripciones y descuida la creación de caracteres, pues sólo pretende conseguir un universo que responda a sus preocupaciones.

Sinopsis de la editorial
Abel Sánchez supone la incorporación a la trayectoria novelística de Unamuno de un nuevo modo narrativo: el confesional. Un tema que pertenece al acervo de la cultura y que ha sido abordado por la literatura en todos los géneros recibe aquí un doble tratamiento, ya que puede ser leída como otra versión de la vieja historia de Caín y Abel -una historia de pasión- o como el análisis de la interioridad de un personaje -la historia de una pasión-. Más allá todavía de ello, Unamuno trata de penetrar en lo que se ha señalado como vicio histórico de los españoles, la envidia y el cinismo.
Publicada en 1919, "Abel Sánchez" no tuvo una feliz acogida, debido probablemente (como el propio autor escribía en 1920) a que «las gentes huyen de la tragedia cuando ésta es íntima». Sin embargo, el paso del tiempo ha situado esta impresionante parábola del conflicto fratricida entre las grandes obras de Miguel de Unamuno (1864-1936). En el prólogo a esta edición, Luciano González Egido explica las razones por las que esta «novela quirúrgica» sobre la envidia se adelantó a su época.

Impresión personal
No debemos olvidar que Caín de Byron fue traducido por Miguel de Unamuno, y su lectura influyó de manera notable en la obra que nos presenta. La biblia nos relata el pasaje de Caín y Abel, dos hermanos, uno, preferido por Dios, el otro, abocado a asesinar a su hermano. Ninguno hizo merito alguno para nada, ni para obtener el favor del creador, ni su justicia que escapa al entendimiento humano.
En la historia de Abel y Joaquín Monegro, Unamuno nos habla de sentimientos y pasiones. Nos cuenta cómo es posible una vida entera dedicada a odiar a una persona, una persona que en principio es tu mejor amigo. Las envidias por el éxito como pintor de Abel y el hecho de que se casara con su prima Helena, amor de Joaquín, y ésta le diera un hijo: “Abelin”, conduce a Joaquín a Casarse con la santa Antonia, lo que le da una hija, pero a pesar de amarla, su predilección es acercarse a Abelin con el objeto de desprender a su amigo de todo cuanto posee, fama, hijo y si fuera posible, a Helena, su prima.
Joaquín vive una vida entera sumergido en un odio patológico que oprime su existencia, y parece intentarlo todo para que eso no suceda, desde refugiarse en el alcohol hasta en la fe de la iglesia, pero nada parece sofocar ese gran odio, ni siquiera la mezcla de sangres que logra casando a su hija con Abelin.
Joaquín siente un enorme desprecio interior hacia Abel, sin embargo actúa como su mejor amigo en público, pero la envidia le corroe hasta sus últimos días.
Es una historia atemporal, pues todos podemos caer en la tentación de hacer de nuestra vida una cruzada en contra de alguien debido a un odio patológico que no logra apartar de su mente un solo instante.